Chile ayuda a Chile

Chile ayuda a Chile

jueves, enero 17, 2008

PROBLEMAS LIMÍTROFES E INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA

El Estado de Perú demandó al Estado Chileno ante la corte internacional de la Haya por supuestos asuntos pendientes respecto de los límites marítimos. La postura chilena: no hay temas pendientes pues los tratados firmados en su momento son bastante claros. Mis sospechas respecto a las motivaciones del gobierno o Estado peruano las expuse anteriormente.

En concreto, solo espero que al gobierno de Perú le vaya mal. No por chovinismo ni nada parecido, pues esos no son sentimientos que tenga muy arraigados, sino porque sería luego inviable una negociación con Bolivia respecto al mar, se perdería la oportunidad de negociar de gas por mar, una alternativa que impediría un innecesario impacto ambiental en Chile para solucionar el tema energético (la falta de gas). Por otro lado, la inviabilidad de una cesión futura de salida al mar en cualquier forma imaginable para Bolivia provocaría roces que desfavorecen la pretensión de integración latinoamericana…

Situaciones como ésta muestran que eso del asunto de la integración latinoamericana es una mentira cantada al ritmo de quenas y charangos. Sí, así mismo. Y lo triste es que demandas limítrofes como ésta, que en el fondo favorecen a un grupo reducido de personas que controlan el poder político y que tienen intereses asociados al comercio marítimo, son apoyadas en pro de la integración de la región. Más triste aun es que la izquierda folclórica apoya estas “iniciativas de integración” como si los límites políticos de las naciones en verdad solucionaran esta clase de problemas, con un peligroso romanticismo irreflexivo cuya idea tiene origen en las cunas del poder mientras que ellos sólo ponen la musiquita y los lindos versos que emocionan a uno que otro hippie andino por ahí.

La pregunta por la integración latinoamericana se debe abordar por otro lado. Creo yo que para comenzar, sería mucho más sensato mirar los mercados laborales. Más integrador que jugar con los mapas políticos es abrir las fronteras para la libre circulación de los latinos en la región para que cada quien pudiese ir a vender su fuerza de trabajo donde más considere que le convenga. Vale decir, que pueda instalarse en cualquier país sin necesidad de visas o permisos especiales. El aceptar a quien venga de otro país en el propio territorio nacional y el que sea igual ante la ley y la ayuda social no implica necesariamente cesión de soberanía, renuncia a la propia identidad cultural o agotamiento de los recursos de un país, sino que plantea otra exigencia para la integración: mejorar las propias condiciones de los ciudadanos en sus respectivas naciones…

En fin, muchas cosas a las que no me referiré acá. Pero a lo que apunto es que la integración latinoamericana, tema con el que tantos se llenan la boca, supone un compromiso político y social real con los ciudadanos, con cada individuo, y no cuestiones cosméticas como los asuntos limítrofes. Por eso pienso que cuando se habla normalmente de integración, en verdad se trata de una gran mentira de belleza estética y vacía de contenido, en la cual creen sólo unos pocos bienintencionados.



Nota: la fotografía es mía. Se trata de Arica vista desde el Morro, al fondo se alcanza a ver parte del territorio peruano. Frente a tierras de esta región se encuentra el mar en disputa.

5 comentarios:

Cristy Fuantos dijo...

pues te felicito por la foto...

pelearse los mares vaya! si asi es nuestro mundo, peleamos el petroleo, el aire, el marl, las tierras en fin...
de que nos sirve si nos perdemos a nosotros mismo.


gracias por volver

D _ _ _ _ o dijo...

Hola Marcos. Una señorita me invitó a leer por acá. Con tu permiso, aquí me tienes comentando.

En el caso de los conflictos limítrofes han sido el caballito de batalla de muchos mandatarios en las elecciones presidenciales. ¿Vienen elecciones nuevamente?

En cuanto a la famosa integración, ésta ha tenido diferentes formas. Ha sido parte de la historia de latinoamérica. No es menor el auge que alcanzó esta "ideología" cuando la Cepal lideró este movimiento. La idea de una superpotencia latinoaméricana, capaz de competir contra los países más desarrollados parecía esperanzadora. Diversos tratados proteccionistas, alianzas entre los países latinoaméricanos empujaron a estas naciones a un estancamiento económico. No podían alcanzar nuevas oportunidades, ya que había exclusión con el resto de las naciones. Por suerte Chile se hizo a un lado a tiempo.

El concepto actual de integración que planteas me parece muy razonable. Lo fundamental es que se pueda ejercer libremente y estar a la par con el resto de la fuerza laboral. Un pedazo de montaña más o un puerto adicional beneficia a unos pocos, no una nación entera.

Saludos

Yayo Salva dijo...

Tus postura es, como siempre, razonable. Yo no creo posible todavía ningún tipo de integración: hay demasiadas reticencias, demasiados desequilibrios reales. Otra cosa es la palabrería política. Pero ellos, los políticos, ya se sabe: mucho predicar y poco dar trigo.
Saludos.

Clo dijo...

"Romanticismo irreflexivo"... Me encantó el concepto, demasiado acertado. No creo en la integración latinoamericana, pero aspiro a una sana conviviencia y a un grado aceptable de cooperación. Y justamente en el sentido que planteas tú, lo práctico. Lo demás, déjenlo a las canciones.

Marcos dijo...

Cristy. Concuerdo contigo, no sirve de nada pelear por esas cosas, pero así son, por lo general, la repartición de los recursos en el mundo. Gracias por el comentrio de la foto. Saludos.

D_____o. No sabía que la CEPAL había impulsado esta ideologia en Latinoamérica. Si lo leí, no lo recordaba, sí que gracias por decírmelo. Un gusto tener u cometario tuyo, y se agradece el aprendizaje que me dejó. En cuanto a lo concreto de esos tratados, tengo entendido que en la práctica consistió en acuerdos de gobiernos del momento que se llevaban bien.
Demás está decir que puedes dejar cometros cundo quieras, discrepar de lo que se diga etc.
Saludos.

Yayo salva. Estoy completamente de acuerdo contigo. Aun no están las cosas para una integración; en cuanto a los políticos, buscan su propio beneficio. El asunto de la política lo veo un poco como el famoso "chorreo", en cuanto a que si lo considean necesario, darán un poquito de bienestar al pueblo para asegurarse su buena vida.
Saludos.

Clo. Comparto lo que dices de aspirar a una sana convivencia y coperación; eso lo pueden hacer los Estados sin renunciar a su particularidad. Me alegra que te gustase el texto.
Saludos.

Disculpas a todos por no pasar por su sitio y tardar en contestar los comentarios aquí