Chile ayuda a Chile

Chile ayuda a Chile

sábado, julio 14, 2007

PODER PRESIDENCIAL

El régimen de gobierno chileno es presidencialista, y también se dice que éste es democrático. La constitución asigna un gran poder al cargo presidencial. Si bien esa formalidad y legalidad son bastante importantes e influyentes, lo cierto es que constantemente están en tensión con las posibilidades de facto que tiene la persona que en un determinado momento ocupa aquel cargo. El ejercicio del poder de quien presida el país depende del equilibrio entre la legalidad y lo fáctico.

Esta tensión entre realidad formal y situación fáctica encuentra determinados equilibrios cuando se estabilizan ciertos aspectos de la realidad de un Estado, vale decir, situación económica, demografía de la masa electoral y su comportamiento, relación con los países vecinos, grado de movilización de la sociedad civil, etc. lo que acaba por naturalizar dicho equilibrio, poniéndolo fuera del alcance de la percepción de uno. No obstante son cambios en esos aspectos los que ponen de manifiesto la tensión, descubriéndose sus aspectos esenciales.

Cuando todo “está en orden”, pareciera haber un control casi total del poder Ejecutivo, en cierta sintonía con el poder Legislativo; también parece existir cierta coherencia en las direcciones de los componentes de la coalición gobernante, y de la oposición. Vemos en Chile que el estado de equilibrio se ha roto, y con ello la falacia de que el presidente tiene un gran poder en sus manos cuan si fuera un monarca como los de Europa de antaño. ¿Y qué pasó?

- Aumentó el precio del cobre. Más dinero para el país. De ser Chile un país con poca plata que debía ingeniárselas en un único camino posible para gastar el dinero (inversión, gasto público, etc.) ahora se abre paso un abanico de posibilidades que representan diferentes intereses, y por lo tanto, disputas con las que ha de lidiar nuestra presidenta hoy.

- Lo anterior ha movilizado a sectores de la sociedad, a los cuales no se les puede justificar su postergación en pos de los intereses inmediatos del Capital. Tenemos así la protesta de estudiantes secundarios; la de mineros subcontratados de Codelco; entre otros.

- Efectos de malas decisiones de gobiernos anteriores, por ejemplo, gestión del transantiago; dependencia de gas natural de un solo país, Argentina, los cuales abren paso a nuevos problemas y hechos consumados que implican disputas de intereses en que el gobierno casi sin darse cuenta se ve envuelto, que provocan dos clases de problemas para la presidenta ahora: el tomar partido por una posición (dado que son situaciones que no pueden ser cubiertas por el mito de moda del consenso) y el tener que postergar otros planes que no son urgentes en términos mediáticos.

- Ausencia de la oposición política de derecha, que sólo se diferencia de la izquierda parlamentaria por tener mucha más prensa, porque políticamente no sólo no aporta, sino que es muy poco capaz de influir en algo con sus pataletas. Oposición débil permite que las fracturas de la estructura de la coalición gobernante se hagan sentir, ya que no hay un rival por el cual valga la pena contenerse

Estos y otros problemas con los que debe lidiar el poder Ejecutivo hoy en Chile desenmascaran la fantasía de que el gobierno todo lo controla. Si las cosas no han tomado una dirección muy precisa es, no porque hayan problemas de gestión o disminución o falta de liderazgo, como dicen algunos panfletarios que aparecen en programas de TV, pues la gestión sigue siendo más o menos lo mismo, y el liderazgo es equivalente pero más exigido por aspectos coyunturales y estructurales que vive hoy la nación chilena y como la parte mítica de ese liderazgo desaparece a la luz de los nuevos hechos socio-políticos, se produce la ilusión de “disminución de liderazgo”. Lo cierto es que los equilibrios se han roto, y en la disputa por esa nueva configuración (presión de actores sociales, decisión de gasto de los excedentes del cobre, etc.) son las que obligan al Ejecutivo a tomar decisiones, y éste, junto con los elementos de la coalición se ven obligados a transar en diferentes aspectos. En eso está la política chilena ahora, con diferentes sujetos moviéndose de un lado a otro como partículas errantes, y el gobierno con sutileza tratando de callar la mayor cantidad de voces.

7 comentarios:

Yayo Salva dijo...

¡Ah la política y los políticos! La verdad, en un régimen democrático el Presidente "pinta" lo que la facción política que le apoya quiere, afortunadamente. Las coaliciones son siempre complicadas y pueden llevar a un cierto desorden si cada cual tira de la manta hacia su casa. Pero a veces las mayorías absolutas son peores porque aplanan con su rodillo cualquier iniciativa que no sea propia, por buena que resulte. Menos mal que al cabo de la legislatura pueden haber cambios.

Reportera Novata dijo...

Dibujas un interesante panorama político de Chile que al revisarlo, no se aleja para nada de la situación mexicana, sólo que en este caso, sigue fuerte la campaña de hacerte creer la falacia de que "el gobierno todo lo puede controlar" Saludos!

Beatrix dijo...

Hola sociologo, atrevidamente te he puesto entre mis enlaces, me gusta la forma como escribes
saludos.

cristian dijo...

Marcos, me gustaría que me explicaras cuál sería, a tu juicio, lo que te haría reconocer la labor de la oposición en este régimen presidencialista que tiene Chile.
¿qué tendría que hacer la Oposición para que tu la consideraras efectiva para Chile, sin salirse de y considerando los marcos legales de acción que ella tiene?
Porque colocas a la misma altura los tremendos, gigantescos, caricaturescos errores de gestión del Gobierno en todos los campos, con una oposición que a tu juicio, no aporta nada. No me parece ni justo ni riguroso tu "empate". Por eso, explicalo por favor.

cuidadoporquienvotas. blogspot.com

cristian dijo...

Es interesante visitar un blog como éste, en el que se puede debatir el tema propuesto por el autor con multitud de argumentos, y él demuestra tanto interés en responder a sus visitantes.

Marcos dijo...

Hola a todos. Aprovecho de hacer una aclaración. He leído todos los comentarios, si no he comentado es porque he perciido acuerdo en sus palabras con mi opinión, o bien por falta de tiempo.

Yayo Salva. Comparto lo que dices, del todo.

Reportera Novata. Sin duda nuestros países comparten muchas cosas como buenas naciones latinoamericanas que son

Beatrix. Muchas gracias por tus palabras.

Ahora me haré cargo del amable comentario que me ha dejado Cristian:
Lamento no poder ofrecer la inmediatez que se espera hoy en esta sociedad de la información y de consumo en la cual vivimos, pero son las mismas dinámicas sociales de producción y reporducción de la sociedad que en unos aspectos parece tan eficientes las que justamente retrasan otras instancias y elaboraciones que aquello que no es un producto de mercado, como por ejemplo, las ideas - y el hacerse cargo de las mismas - de este blog.
Es neceario una aclaración:
- Las ideas aquí expuestas no son un producto, son ideas, las cuales, en cuanto a su elaboración, están fuera de la lógica de consumo de hoy en día, no es bien ni servicio transable. Son solo MIS formas de pensar, disponibles para ser debatidas, alabadas o destruídas. De esas cosas yo aprendo
- El blog no es mi sustento económico. Como todo ser humano tengo responsabilidades que atender, inherentes al deber de hacerme cargo de mi vida dentro de mis ctuales posibilidades, y francamente no tengo hoy en día el tiempo que quisiera dedicarle
- Sumado a - y considerando - lo anterior, este espacio es, para mí, un placer: es un placer escribir, leer los comentarios y contestarlos cuando me es posible. NO un deber. Esto quiere decir que no tengo la obligación de responder las inquietudes de nadie, por lo que si alguien te tiene así de mal acostumbrado, culpa mia no es. Agradecería que no se intentara condicionar mis movimientos con ironías raras que van dirijidas a mi persona en vez de los argumentos expuestos (a los que se pueden hacer los ataques más feroces si se quiere ya que en parte para eso están). Eso no funciona conmigo; esto porque me parece que una clara falta de respeto, y no me gusta relacionarme así con la gente (por lo que siempre se agradece que no me lleven a esas formas de vínculo). Nada menos serio que lo que suena autoritario. El autoritarismo desincentiva la respuesta...
- Justamente he pensado en cómo responder a tus preguntas - que pesonalmente yo nunca me las había hecho-, por lo cual prefiero tardarme un poco en vez de decir cualquier tontera. Es una pena que el silencio lo tomes como desinterés, ni que te hayas tomado el tiempo para considerar aquello. Pienso que dos días es bien poco tiempo como para impacientarse tanto.

La paciencia es la ciencia de la paz interior (lo dijo Ami, en "Ami, el niño de las estrellas" de Enrique Barrios - libor buenísimo por lo demás). Por otro lado, se agradece a futuro - si te sigues interesando por este blog - que los comentarios no se traduzcan en ataques personales ni a mí a nadie, que ese circo es de la TV; se puede discrepar y atacar ferozmente argumentos expuestos que a uno no le parecen sín atacar a quién argumenta, y viendo tus preguntas no creo que en tu caso sea distinto.

Yo no cambiaré mi forma de actuar en relación a este blog.

Un gran saludo para todos los que visitan este espacio, se agradecen siempre los comentarios

Cristy dijo...

hola....
orale, pues no, no cambies tu forma de escribir ni nada, simplemente es tu espacio...


oye por cierto cambiaste la foto de tu perfil y esta super. te ves muy guapo...shao