Chile ayuda a Chile

Chile ayuda a Chile

domingo, mayo 14, 2006

DÍAS COMERCIALES


Hoy, aquí en Chile, se celebra el día de la madre. Un día más que se fija arbitrariamente en el mes de Mayo. Uno de los días comerciales que forman parte del calendario del consumidor.

Hay diversos tipos de días comerciales, con diferentes motivos, generalmente afectivos. Por un lado están los que han sido exitosos y se han instalado en el calendario de consumo para quedarse como lo son el día de la madre, el del padre y el del niño entre otros; y por otra parte tenemos días que fracasaron en su intento de permanecer en el almanaque del consumidor chileno, como lo son el día del amigo, del abuelo, etc. Estos días son intentos de generar nuevos mercados llevados a cabo por quienes producen principalmente bienes simbólicos y de recreación. Ahí se despliegan los creativos – o copiones que traen las ideas de otro lado – de diferentes áreas para abrir esos mercados inexplorados e invitar a las personas a consumir por consumir, proporcionando un motivo que le de un sentido al consumo a la vez que quite la carga de culpa por consumir algo innecesario.

Una función que se puede deducir del calendario del consumidor es que proporciona una nueva fuente de integración social en el mercado, formando parte el sujeto de un conjunto de personas que compran regalitos. Por otro lado determina cuando expresar cariño a seres queridos mediante un regalo material definiendo socialmente cuantas veces al año se han de dar esta clase de manifestaciones; luego, trae buenas ganancias al comercio al conseguir que una gran masa de individuos consuman a la vez (y por cierto un aumento de la explotación, o auto explotación, de los trabajadores de los sectores comerciales involucrados). No obstante, por sí mismo estos días comerciales no tienen ningún sentido. El ritmo de los afectos no se pueden determinar socialmente, mucho menos a través del mercado, si es que no existe una comunidad en que se comparta el sentido de los significados asociados a estos días (madre, padre, etc.).

Lo que va quedando es que de pronto salga el “día del desconocido” y todos nos volvamos locos comprando veinte mil cuestiones para dárselas a la primera persona que veamos caminado por la calle, ya sea porque así le devolvemos la unidad a la sociedad fomentando el amor al prójimo sea quien sea, o por lo que sea que se nos pueda ocurrir. Dependerá eso de la imaginación de quienes intenten generar un nuevo mercado – o una nueva justificación de consumo simbólico – y la acogida que encuentre en la gente, es decir, si los “creativos” tuvieron éxito en la instalación de la nueva imagen o concepto. Saludos a todos en esos días.

2 comentarios:

Felipe dijo...

Raramente en esta ocasión estamos completamente de acuerdo.
Hoy día no sabía si decirle feliz día a mi mamá, aunque la quiera mucho. Al final igual lo hice debido a que me siento obligado (todos los iban hacer y no creo que le hubiera gustado ser de las pocas que no son saludadas). El sistemita de toda maneras le ganó a mis ideas.
Después pensé, si hubiera tenido un negocio de flores por ejemplo, que hubiese
hecho....simplemente venderlas al doble, de todas formas estoy de acuerdo con los comerciantes. Si puedo ganar plata convenciendo a la gente de la forma mas estúpida, y ellos van a estar felices, que tanto!
Por lo tanto, para el próximo año vender flores a $10.000 o el máx. que permita el mercado.

Marcos dijo...

Hola Felipe.

Yo también saludé a mi mamá. No le hice regalos (pero no de amarrete) pero la fui a ver y eso. Cuando estabamos en el colegio (o escuela, lugar de socialización donde se incrustan en los sujetos parte de los días del calendario del consumidor), en básica, le hacía tarjetitas que nos hacían confeccionar en clases. En cuanto a hacer comercio... seria bueno saber donde conseguir un proveedor de flores baratas para estas fechas; y te dejo invitado a tratar de crear el "día del desconocido", en una de esas podemos abrir un mercado, jajajaja