Chile ayuda a Chile

Chile ayuda a Chile

domingo, septiembre 13, 2009

REFLEXIÓN EN FIESTAS PATRIAS

Llama la atención como en Chile se conmemoran algunas fechas que están asociadas a gestos, a expresión de valores más que a hechos y resultados. Y la festividad más importante de nuestra patria es justamente una de esas. Se celebra no la independencia de Chile (oficialmente conseguida el 12 de Febrero de 1818) sino que los asados se dedican a la Primera Junta Nacional de Gobierno, que es un gesto que apunta en aquella dirección. Así también es el caso del 21 de Mayo, donde lo que se destaca no es el triunfo en una guerra sino el valor demostrado por unos marinos en una batalla perdida.

¿Qué hace que se celebren los gestos y valores, en vez de los resultados conseguidos? Lo ignoro. Sólo podría especular. Se me ocurre que un valor es mucho más vinculante que un resultado u objetivo. Estos últimos pueden ser cuestionados y expuestos a rigurosos análisis críticos, los cuales derivan en disenso, división de opiniones y carencia de unidad, en cambio aquello que apela al sentimiento, al deseo de ser o el deber ser mismo sin duda tiene un mayor poder convocador y unificador. Un valor es, en algunas ocasiones, una aspiración.

Evitar hacer referencia a resultados es evadir la discusión sobre los intereses, de lo que quiere la sociedad y sobre quién toma realmente las decisiones. Si convertimos el hecho concreto en un valor (en este caso, la transmutación de la independencia política de toma de decisiones del territorio nacional, ahora Estado, en “libertad de los sujetos que habitan el territorio nacional”, es decir, los chilenos, sea lo que sea que la palabra “chileno” signifique) permite cambiar la discusión compleja sobre lo que queremos como sociedad por aquella de – quizás – más fácil consenso: el imaginario de lo que somos; si somos valerosos, libres, nobles, etc. sin que importe mucho reflexionar si aquello es cierto o no, pues la cosa está en sentirse bien llevando la estampa de una imagen positiva.

2 comentarios:

Luis dijo...

Querido Marcos, la teatralidad del mito la imagino presente desde la aparente trivialidad de la hoguera, desde sus inicios como milagro y divinificación apoteosica y apostólica de las religiones solares, plagada de mártires ,de gestos inútiles mas significativos en el catecismo de nacionalidad, credo, que en la respuesta hacia interrogantes o dudas comunes a nosotros. Nos llenan los ojos los fuegos artificiales, los arboles de pascuas, los autos de fe.La ópera, el cine, hasta nuestras inofensivas mitomanías. Y las innegables sensaciones suelen estar lejos de toda artificialidad, lejos del mundanal ruido, como el libro.
Un abrazo , Marcos!

Cristy Fuantos dijo...

hola, tanto tiempo que ha pasado, pero aki sigo leyendote, siempre muy interesantes tus puntos de vista...

si a veces las naciones necesitan esa identidad, lo ideal seria realmente recordar el porque de los festejos, hoy precisamente a las 12 de la noche se feseja y se recuerda el grito de independencia en mi pais, fue el dia en que Hidalgo dio el grito y el inicio de la independencia mexicana... VIVA MEXICO! como nacioón independiente. fue una batalla que duró 11 años! pero gracias a nuestros heroes conocidos y los anonimos somos MEXICANOS y no pertenecesmos a la españa...

saluditos