Chile ayuda a Chile

Chile ayuda a Chile

martes, agosto 19, 2008

¿¿POR QUÉ FESTEJAR A OTROS?? REFLEXIONES EN TIEMPOS DE JUEGOS OLÍMPICOS

versión en inglés/english version


En estos días, mientras trabajaba avanzando en mi tesis a altas horas de la noche o en las primeras horas de la mañana, a veces paraba un rato para descansar, y veía los juegos olímpicos en televisión, pues me entretiene ver algunas de las competencias.

Al ver los juegos, me ha llamado poderosamente la atención la alegría y entusiasmo que se muestra en la televisión chilena (y la importancia que la prensa da en general), por el desempeño de un nadador estadounidense que ha ganado 8 medallas de oro por nadar rápido, o por una rusa que superó su record en salto con garrocha. Tanto entusiasmo como el mostrado con Fernando González, tenista nacional.

¿Por qué festejar tanto a personas que ni siquiera saben de nuestro país?

Aunque podría acusarse de falta de identidad nacional o de “orgullo de lo nuestro” en esas manifestaciones, me da la sensación de que aquello es expresión justamente de lo contrario. El deseo del éxito, de autodefinirse en torno y conforme al término éxito parece ser un rasgo casi obsesivo de la identidad nacional del último tiempo. Por ejemplo: a nivel social enorgullece el crecimiento macroeconómico, aunque se base principalmente en exportación de materias primas y la mayoría no vea ni un peso; y en términos individuales, hay un permanente intento de relatar la propia vida en función de la palabra éxito. El deporte no escapa de esta búsqueda ansiosa de empaparse de alegrías exitistas.

Frente al hecho de carecer de deportistas exitosos (en un país donde muy pocos dan importancia real al deporte), la necesidad de sumarse al placer de la sensación de triunfo lleva a “soñar” con ser parte e identificarse con la alegría de logros ajenos. Y expresión de aquello es nuestra prensa, en particular los periodistas de TV que transmiten desde China, en un intento de hacer sentir cada medalla estadounidense, rusa, china o de cualquier origen admirado como algo propio; como equivalente a la dicha del logro que esperaban para cada deportista nacional que no logró responder a las expectativas de éxito de un país donde casi nadie hace deporte…

Por mi parte, contento por el oro obtenido por el panameño Irving Saladino, y la plata obtenida por el chileno Fernando González.


6 comentarios:

Monica Alvarez dijo...

Personalmente estaría más feliz si Chile obtuviera una medalla de oro en la superación de la pobreza,o una de plata en la erradicación de la violencia intrafamiliar o una de bronce en el freno a la delincuencia,drogadicción,en fin ,medallas en cualquiera que signifique fin a las lacras sociales que tenemos.Esos son temas olímpicos.
Un abrazo

Alberto dijo...

Se trata del simbolismo de la superación, del éxito, evidentemente. Sin ese ánimo de superación costante, de esfuerzo por alcanzar cada vez metas más lejanas la humanidad estaría anclada en un estado estacionario deprimente.

España ha pasado de festejar los éxitos de otros países a empezar a celebrar los suyos, pero eso no reduce que se festeje una proeza como los ocho oros del Phelps. Se trata de la capacidad de superación que nos impulsa a ser mejores. Y eso es un buen ejemplo para la sociedad. Y los medios chilenos en este caso, creo que están haciendo un buen trabajo de socialización de "gusto por el éxito."

En otro cariz de tema, me apena que digas que el crecimiento económico chileno via exportaciones de materias primas no se nota. Un sociólogo no debe desconocer los mecanismos económicos de distribución de la riqueza y es una grave falla de muchos programas curriculares el olvido de la ciencia económica. Por favor, no tomes esto como un ataque, sé que eres lo suficientemente inteligente para algún día poder subsanar ese problema y acceder a esa serie de conocimientos. Simplemente hay que tratar de ser cada vez mejor :D incluso en lo intelectual y el mundo de los conocimientos.

Un gran abrazo y un saludo desde España.

Marcos dijo...

Tengo esta cosa medio botada.. pero ahora que encontré un tiempito, voy a responder a comentarios.

Monica. Comparto contigo lo de la necesidad de abordar seriamente temas tan importantes y sobre los cuales muchas veces se evita hablar

Alberto. Comparto completamente lo que dices de la necesidad de superación y el tener ambiciones que nos hagan ir cada vez más allá. Lo que me molesta del asunto es que se evalúa a la gente en función de esos resultados sin tener presente los esfuerzos y los procesos involucrados. Se trata de un mal que afecta incluso a los niños en nuestro país los cuales frente a exigencias cuyo sentido no pueden comprender a corta edad les tiene con estrés y depresión.

Mi queja no es hacia la búsqueda del éxito sino hacia la mala costumbre de definir a la gente en función de sus resultados sin considerar la voluntad puesta en los procesos. El celebrar triunfos de otros, más que ser vividos como una aspiración futura, parece una huida de algo considerado vergonzante: el fracaso o no logro de una meta puntual y socialmente valorada como lo es el triunfo deportivo.

Respecto a la observación sobre el crecimiento económico, de partida sabes que no soy enojón y recibo críticas de buen modo (y bueno, de lo cntrario no tendría blog). Cuando decía que no se nota, debí agregar que eso ocurre desde el punto de vista del ciudadano, cuya vivencia del consumo se basa en un cambio en la distribución de la posibilidad de endeudarse en nuestro país más que una real distribución del ingreso. Y en cuanto a conocimientos precarios de economía, tengo bien presente que es una falencia mía de la que me debo hacer cargo.
Gracias por leerme y hacer comentarios que me exijan una buena respuesta.

Simón dijo...

Concuerdo con muchos de tus comentarios. Sólo agregaría la consideración de que la construcción de la identidad no corresponde a un inventario esencialista de lo que significa ser chileno o latinoamericano; sino que históricamente ha sido la selección de determinados atributos que permiten definir lo que se es en contraposición de un otro (recuerdas a Sarmiento en la Argentina del siglo XIX? la volá era civilización o barbarie, identificando la civilización obviamente con Europa). Ahora que estamos ad portas del bicentenario podremos ver en su apogeo la arbitrariedad del fenómeno.
La gracia es ver en qué medida somos capaces de subvertir la relación de dependencia simbólica y romper con la hegemonía extranjera respecto, por ejemplo, a los deportes. Algunas formas que permiten identificar la diferencia que da sentido a hablar de lo latinoamericano frente a lo europeo es justamente el tema del futbol. Tenemos identidad nacional, pero también hay una identidad regional que da cuenta de la conciencia de nuestras condiciones comunes: como decía Larraín, si en el mundial pierde Chile y llega a la final Argentina, claramente toda la región va a hinchar por ellos; mientras que en Europa -reitero, según Larraín, pues yo no conozco pallá- la conciencia nacional impide ese tipo de solidaridades, las cuales en nuestra región han sido muy importantes en el desarrollo de tejido social (como en el caso de los clubes deportivos).
Me quedó entero enredado todo, pero en fin. Un gusto saber de ti, y nos vemos pal partío.

Aristóteles dijo...

Aun a pesar de que estaba de vacaciones -contigo, jajaja-, pude ver y enterarme de algunas cosas.

Lo primero que quiero recordarte es la pasión y el nacionalismo de nosotros los mexicanos... Cuando pierde la selección mexicana de futbol hay luto en todo el país. Justamente me acaban de comentar que uno de mis mejores amigos que aun es seminarista, se encierra en su cuarto por uno o dos días cuando pierde el "América" (Futbol); no sé si sea cierto,... pero me reí, y no lo dudo, jajaja.

En segundo lugar, las Olimpiadas son una fiesta universal. Nos vamos a encontrar con los mejores atletas del globo terraqueo, aquellos que han puesto a trabajar al máximo el cuerpo humano. Ya de por sí, esto es de admirarse.

De manera personal, me caen bien mis vecinos -los gringos-, aunque a veces confieso que... (Sin palabras). Es obvio Michael Phells es un gran deportista, ahora si que todo el mundo lo sabe, basta señalar que él es "único" en el mundo (Más que nada lo digo por lo que logró).

Me toco ver cuando se rompió el record en el salto de garrocha. No sé,... Te recorren por el cuerpo varios sentimientos.

Todos los seres humanos merecemos dignidad y respeto. Ellos merecen admiración por lo que han logrado,... Además, es básico para la vida una cultura del deporte. Indispensable para la salud física y mental hacer deporte cotidianamente.

Ahora bien, lo mejor sería pasar de esa admiración a seguir un poco su ejemplo,... ¡Claro! Jamás seremos como ellos -y menos los que ya somos jovenes maduros (jajaja)- pero déjame insistir, es básico el deporte para la vida humana.

-----------------------------------

No sé si tenga mucho que ver con la reflexión anterior sobre la salud y el deporte pero,... ¿Sabes? En México hay pobreza extrema,... Mucha. Eso ya te lo he contado. Pero ¿Cómo es posible que tengamos el segundo lugar en obesidad? ¡Si hay pobreza extrema!

jajaja ¿Tu crees?

Y bueno, lo que ya he dicho: En México los ricos son opulentos, y por eso están gordos; y los pobres lo son en extremo.

Habría que hablar de la clase media. Tendré que ponerme a pensar un poco.

-----------------------------------

¡Pucha! Tanto tiempo sin escribir. Espero yo hacerlo pronto.

Un abrazo.

Tu hermano: El Hugo.

P.D. Que enfadoso eres al pedir la verificacoón de la palabra, jijiji.

Aristóteles dijo...

AMIGO MíO