Chile ayuda a Chile

Chile ayuda a Chile

sábado, septiembre 08, 2007

MEDIO AMBIENTE HOY, UNA MIRADA BREVE A LA DISCUSIÓN

Motivado al leer ésta y esta reflexión de Yayo Salva, me he dispuesto a escribir la siguiente reflexión. Me referiré a la discusión en torno al medioambiente.


Cada vez es más presente en los medios el referirse – pocas veces seriamene – acerca de la temática medioambiental. Diversas visiones de unos y otros, generalmente guiadas por el interés particular más que el interés colectivo que debiese existir, se hace advertencia del problema, se habla de medidas que pueden adoptar los actores sociales más relevantes o bien cada ciudadano, etc. Pero me resulta inevitable preguntarme lo siguiente: ¿Hacia dónde llevan las propuestas para mejorar el cuidado de nuestro medio ambiente natural? ¿Cuáles son los desafíos reales que se plantea la humanidad – o la pequeña parte de ella que concentra el poder – y cuáles son tan sólo slogan?

Niveles de la discusión

Me da la sensación que la discusión acerca de la relación con el medioambiente natural se está dando en los siguientes niveles o dimensiones, las cuales se entremezclan y presentan en nuestro mundo y al interior de cada nación a la vez, creando entonces una serie de confusiones acerca de los compromisos a asumir y antagonismos que no pasan de ser una poco feliz fantasía que a todos nos perjudica:

Límites del entorno natural: Se ha tomado conciencia acerca de la necesidad de considerar al medio ambiente en las necesidades políticas, sociales y económicas en nuestro tiempo, aunque está ausente en el enfoque económico predominante. Comienza a desarrollarse cierta conciencia de que el medio ambiente tiene su límite, que la acción humana tiene efectos presentes y futuros que pueden ser nocivos. Así se muestra en documentales y publicaciones como las aguas en que se depositan desperdicios llegan al mar, contaminan los peces que luego uno come, cómo los contaminantes afectan a las generaciones presentes y futura de animales que componen los ecosistemas afectados, etc. o cómo la contaminación del aire producida en una región se traslada con los vientos a otra, etc. etc. Podemos ver que el uso irresponsable de los recursos puede generar grandes cambios en los ecosistemas locales y repercutir a nivel global, amenazando a mucha gente de una pobreza futura. Aquí tenemos una combinación de constatación de hechos reales con una declaración de principios. En este nivel no se aprecian compromisos concretos, y quienes más ruido hacen son los ecologistas con prensa, sobretodo los que practican el “ecomárketing” (¿les suena eso de “¡¡apaguemos todo aparato eléctrico desde las 7 PM a las 8 PM para darle un respiro al planeta!!”?… a eso me refiero).

Contrato social de relación con el medio ambiente: comienzan a florecer las ideas de carácter político y económico que suponen a los Estados, potencias económicas privadas y sociedades, asumir un compromiso (lo que quiere decir, por cierto, sacrificio) Es en este nivel de “propuesta de compromiso” (en que observamos acuerdos como el Protocolo de Kyoto) observamos dos subdimensiones:
1. Dicotomía Adscribo/No adscribo: la intención de adscribir y someterse a algún tipo de “contrato social” en relación al medio ambiente, que establecería pautas de relación del individuo, actores sociales y sociedades en su conjunto con su entorno natural o si se quiere, con su planeta todo. Por lo general se resuelve a nivel estatal con influencia de empresas transnacionales. Este es el asunto donde exclusivamente se ha puesto la mirada, intencionadamente a mi parecer, y por que es más fácil también para la prensa mediocre y para el “marketing ambiental (nótese que la mayoría de las denuncias se asocian a este tema, a quién cumple con los acuerdos, quien protege o no protege el medio ambiente de acuerdo a lo establecido, quién falta a la normativa ambiental, etc.).
2. Contenido del “contrato social ambiental”: habiéndose tomado la opción “adscribo” en la dicotomía anterior, la intención tras el acuerdo, el tipo de acuerdo que se pretende establecer para ver qué se cambia y qué permanece constante. Este es el asunto principal a mi parecer, pero donde apuntan escasas miradas. Se trata aquí de qué decisiones políticas, económicas y sociales se han de tomar, qué lugar ocupa la dimensión cultural, etc., vale decir, el contenido de cualquier contrato social y/o global propuesto sobre el cual se decide adscribir. Se definen responsabilidades, derechos, obligaciones, la relación con el medio, políticas, lo que es lo mismo que definir la lógica de explotación de los recursos, la relación capitalismo-medioambiente para ver cómo meter el medioambiente en el actual mapa político y económico mundial. Hoy en día se trata de lo aceptable para el orden mundial, es decir, de no alterarlo demasiado.

Contrario a lo que la mayoría de los denunciantes hacen, me parece que es en el contenido de estos “contratos sociales ambientales” en donde hay que poner mayor atención, ya que es ahí donde finalmente se define si será viable, o bien si es realmente la intención, el preservar el entorno natural y conseguir el desarrollo sustentable.


Pero para no quedarnos en tanta abstracción, les dejo el siguiente compilado de imágenes, que es a fin de cuenta, de lo que estamos hablando.


Nota: las fotografías del video son en su mayoría sacadas por mí, otras tantas por un amigo. La música del video corresponde a Yoko Kanno

6 comentarios:

Yayo Salva dijo...

¡Te felicito! Tocas aspectos que complementan puntos en los que yo no entré, quizá porque desconfío de los "arreglos" globalizadores. Pero no me cabe duda que las soluciones habría que tomarlas así, seriamente.
Saludos.

diego gaete dijo...

el "lider" de los medioambientalistas fue hace poco lider del país que per cápita más contamina y destruye en el mundo... que te puedo decir, la humanidad aún no llega a un punto en que los hombres sepan que quieren de ellos mismos... difícilmente de saber que queremos con el ambiente... pero la ecología está de moda... ¿de algo debe servir eso no? además, lo único que saben es que quieren sobrevivir.. y cada vez hay más información sobre los efectos del calentameinto global sobre nosotros mismos así que creo que esta moda semi-conciente durará varios años... prefiero ver el lado positivo de eso

Alberto dijo...

Hola Marcos, como tengo poco tiempo entro de lleno en tu comentario, espero sepas perdonar el ir tan al grano.

Mencionas: "Límites del entorno natural: Se ha tomado conciencia acerca de la necesidad de considerar al medio ambiente en las necesidades políticas, sociales y económicas en nuestro tiempo, aunque está ausente en el enfoque económico predominante." Siento disentir enormemente de ti. Primero, la ciencia económica lleva ya unos cuantos años incluyendo variables ecológicas en sus estudios, incluso prestigiosos economistas, (Jeremy Rifkin, por ejemplo), han centrado totalmente sus estudios en el tema. Por otro lado, si hablamos de economía y no de ciencia económica, la realidad es que la gran mayoría de empresas a nivel global (sobre todo las más grandes, y las que algunas veces menos contaminan pero más criticas llevan), han recogido ya en sus estrategias y políticas empresariales comprosimos plenos con el entorno. Puedo ofrecerte amplia documentación sobre el tema pues desde hace tres meses trabajo en el departamento de RSC y Medio Ambiente de una empresa. Es evidente que queda mucho por hacer, pero puedes creerme que muchas compañías tienen planes mejor diseñados y llevan a cabo mejores programas que los elaborados por muchos de los gobiernos de todo el mundo.

El problema no radica en el compromiso de los miembros de la sociedad global por el entorno. Sino en que nos están llenando la cabeza con mentiras y pensamientos únicos que distan muy poco de ser ciertos. La gran mayoría de la comunidad científica es muy esceptica con efectos como el cambio climático y otros efectos nocivos. Sin embargo, los mass media nos envían aquello que es más atractivo, por ello sabemos que es el inform Stern pero no que recibio innumerables críticas tanto metodológicas como de análisis.

Lo que debe quedar claro, es que ese "contrato social" que tu hablas, se instala desde arriba y hacia abajo, cuando debería ser en horizontal a través del sistema de mercado. Deben ser los individuos, cada uno de nosotros, los que adquiramos conciencia del cuidado del entorno, y no esperar a que el Papá Estado, nos solucione como siempre el problema. Un ejemplo, hace años nadie hablaba de comida ecológica, hoy en día es un sector con un tremendo auge. Con las energías verdes igual e incluso existen indices bursátiles que valoran las compañías en función de sus planes de respeto medio ambiental. Todo ello parte de los consumidores y los inversores que tienen una demanda concreta, a las cuales las empresas están dispuestas ofrecer algo. Ese debe ser el verdadero cambio.

Un saludo desde España.

Cristy dijo...

si, efectivamente aun no sabemos que es lo que queremos, pero al menos en estos tiempos ya sabemos que no queremos quedarnos sin hogar, nuestra tierra.. espero que se mas rapido de lo que hasta ahora ha sido eso de concientizar a las grandes urbes...

Aristóteles dijo...

Precisamente vengo de con Yayo. Agradezco que hayas nos hayas ampliado el tema con tu ordenada información.

¡Conciencia y educación! Dos palabras claves.

Saludos desde el desierto mexicano.

Ya he regresado de vacaciones. Espero subir un post en la semana. Nos leemos.

Marcos dijo...

Me disculpo primero por no responder a cada uno y una individualmente.

Respecto a los arreglos que se hacen respecto al trato del medio ambiente, yo también tiendo a desconfiar, por lo mismo creo que es importante poner ahí el ojo; sin embargo, aunque es tímida la conciencia ambiental, me parece que ello crece, lo cual también considero positivo. Es de esperar que los temas medioambientales superen el estado de "moda" ya que las modas suelen ser concebidas para desaparecer. También concuerdo conque si no hay una reacción seria y conciente podemos destruir el planeta, pues destruir suele ser más fácil que construir.
Alberto, agradezco mucho la aclaración respecto a la relación de la economía con el medio ambiente. Concuerdo contigo en que no podemos esperar todo del Estado, pero me parece que potenciar la sociedad civil, la asociatividad y esas cosas puede ayudar más que dejarlo todo al mercado, sería bueno apoyar al mercado con alternativas que no hagan que éste cargue con toda la responsabilidad.

Saludos a todos y gracias por sus comentarios