Chile ayuda a Chile

Chile ayuda a Chile

miércoles, junio 07, 2006

PINGÜINOS ERRANTES

Tal parece que los pingüinos(1) no han superado la gran prueba que pone la situación de movilización a quienes emprenden un movimiento: no saber cuando parar las acciones de fuerza ni como administrar su propia fortaleza (en este caso inteligentemente conseguida).

No sólo no han hecho vista gorda(2) a las divisiones internas que sufren ni las causas materiales y objetivas que la sustentan sino también han caído en la “ilusión del poder”, esto es, creer que son mas fuertes que lo que son a causa de los avances conseguidos. Como les fue bien en demandas iniciales, no sólo continuaron la protesta en la insistencia de cambio de la LOCE sino que también están pidiendo mayor representación en la comisión de educación. Esta es una demanda nueva. Y hay dos razones importantísimas para afirmar que esto es una estupidez:
  1. La coyuntural, o circunstancial, es que el movimiento está físicamente desgastado; lo mismo su imagen pública, la cual se ha visto debilitada desde la intervención de Michelle Bachelet con su propuesta.
  2. Tras un triunfo en las demandas iniciales, hacer inmediatamente demandas nuevas produce un “efecto visual” que asocia las acciones emprendidas con un capricho, lo que afecta a la imagen pública y a la perspectiva que las bases tienen de sus dirigentes. Lo que se recomienda en estos casos – a mi parecer – es recibir el triunfo, negociar, pero acordar y hacer ver que se estará atento al actuar del contendor (en este caso, el gobierno) de modo tal de seguir movilizados, recuperar fuerzas y fortalecer la imagen pública de la movilización demostrando seriedad y responsabilidad.

Lo anterior es porque las movilizaciones de este tipo pasan, en términos gruesos, por tres fases:

  1. Gestación y revuelta orientadas por ideas sin conexión clara (petición de pase y PSU(2) gratis).
  2. Movilización con una idea central más abstracta (LOCE, calidad educación digna para todos) junto con demandas de carácter material y concreto asociadas claramente a esta idea central.
  3. Agotamiento (con rencillas internas producto de la ansiedad de no tener nada en las manos) tanto físico como mental que producen el cuestionamiento de lo que se hace o produce un desorden en la movilización en que las bases se desordenan y se “desconectan” del movimiento, dejando las acciones de los individuos de estar orientadas por el mismo.

¿Qué hace que una movilización que se hizo en principio de modo tan inteligente y organizada se este llevando a cabo de modo tan imbécil? La fama, la sensación de poder, y el oportunismo – o presiones diversas, según el bando – de los partidos políticos de pertenencia de los dirigentes. Junto a esto, el miedo a perderlo todo y sentirse demasiado dependientes del momento histórico, en este caso de la instancia de paro, asociada a no sentir confianza de volver a hacer una movilización de tal envergadura. Triste, pero sujetos con reivindicaciones justas están haciendo pedazos de a poco la posibilidad de conseguir algo de verdad.


Notas:
(1) Escolares.

(2) Hacer como que no se ha visto algo cuando en verdad se tiene conocimiento de aquello; hacerse el tonto.

(3) Prueba de Selección Universitaria

2 comentarios:

La hormiguita dijo...

Una excelente síntesis. Parece que les dió el ataque de vértigo. Un gran saludo.

Marcos dijo...

Hola Hormiguita. No sólo vértigo. El exceso de prensa, fama y sobreadulación son alucinójenos muy peligrosos, y llegaron tan alto que lamentablemente se apunaron. En fin... Un gusto que visites mi blog.